Se trata de una reinauguración

Ingapirca, el sitio arqueológico más significativo de Ecuador, se ubica a 3.230 metros sobre el nivel del mar, a 45 kilómetros de Azogues y 8 de Cañar. Se trata de una compleja red construida con estructuras de piedra que rodean un templo solar de forma circular. Ese patrimonio arqueológico sólo ha podido preservarse en el tiempo por la actuación de la “Comisión del Castillo de Ingapirca” que inició sus actividades en el decenio 1960, de tal suerte que con el empeño de sus integrantes se logró que el complejo se “mantenga en pie” hasta la actualidad y que se haya desarrollado importantes investigaciones y estudios de valía. Antes del decenio citado Ingapirca soportó décadas de abandono y fue en 1960 que especialistas liderados por Olaf Holm y Hernán Crespo Toral consiguieron conformar un grupo de salvamento para el complejo. En 1966, el presidente interino, Clemente Yerovi Indaburu, firmó un Decreto Presidencial mediante el cual se entrega la custodia del Complejo al Museo Arqueológico del Banco Central y la preservación pasó a manos de la Comisión con sede en Cuenca.
En los años siguientes se van realizar nuevas expertas investigación a cargo de Ángel Bedoya, Juan Cueva Jaramillo, científicos de la Universidad Complutense de Madrid, José Alcina, Miguel Rivera y Antonio Fresco, Jaime Idrovo, Napoleón Almeida y otros. En 1985, en el Gobierno de León Febres Cordero, por iniciativa del Gobernador Alejandrino Moncayo, se dicta el Decreto Ejecutivo que pasa la sede la Comisión a la ciudad de Azogues y comienza su accionar bajo la Presidencia de Edgar Palomeque Vivar, al que apoyamos vivamente en calidad Vocal representante de las Universidades de la región. En 1987, se inaugura y abre el Museo de Sitio de Ingapirca (dijimos discurso inaugural), con importante inversión del Banco Central del Ecuador, siendo por ello que su Gerente General, Carlos Julio Emanuel asistiera al evento. En el Gobierno de Sixto Durán Ballén, la sede de la Comisión de Ingapirca es trasladada a Cañar y desde 2014, el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural del Ecuador asume el manejo del complejo, frente a la pobre intervención que antes tuvo la comunidad lugareña, que no respondió a la expectativa que demanda un complejo arqueológico tan importante.
Lo dicho ya es historia, como ahora también es la REINAUGURACIÓN que el pasado lunes se cumplió con Autoridades del Gobierno, gracias a la inversión de 132 mil dólares realizada por el Ministerio de Cultura y del Instituto NACIONAL de Patrimonio Cultural. (O)

Add Comment